banner - ALAP 2022

10. Población y Trabajo

10.1. El trabajo y la pandemia por la COVID-19 en América Latina

Durante más de año y medio, la pandemia por la COVID-19 ha impactado en las vidas de la población. De acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo, la recuperación de los mercados de trabajo en América Latina es más lenta de lo que se anticipó. Durante el año 2020, cuando más afectó la pandemia, las horas trabajadas se contrajeron un 20,9 por ciento y los ingresos por trabajo en 19,3. Esto debido a la disminución de la ocupación, cuya tasa se redujo cerca de 6 puntos. Es decir, se estimada que 26 millones de personas perdieron su empleo en América Latina (Panorama laboral, octubre de 2021)

Las medidas de confinamiento y la falta de políticas sociales han llevado a la profundización de desigualdades, han dado cuenta que los sistemas de protección social son insuficientes y han introducido nuevas dimensiones en los análisis de las condiciones laborales como el riesgo de contagio, la capacidad de teletrabajo y el aumento de los costos de traslado y de cuidado personal. Estas situaciones se envuelven en contextos macroeconómicos más adversos, menor dinamismo económico y disminución de los ingresos fiscales de las economías de la región.

Del mismo modo, las interdependencias entre el trabajo remunerado en el mercado y el trabajo no remunerado de cuidado y tareas domésticas han impactado especialmente a las mujeres, en términos de su inserción laboral y de sus sobrecargas de trabajo.

Aquí proponemos discutir los impactos de los mercados laborales latinoamericanos en el contexto de la pandemia de COVID-19 en términos de la inserción laboral, de las condiciones laborales (antes y durante la pandemia), la división sexual del trabajo; así como en términos de la identificación de desigualdades en grupos poblacionales específicos (mujeres, jóvenes, adultos mayores, grupos étnicos, migrantes), así como estudios específicos en sectores de actividad y ocupación fuertemente golpeados o que han tomado nuevo protagonismo.

10.2. Antiguas desigualdades en nuevos contextos

Los problemas de desigualdad en América Latina son harto conocidos y fueron profundamente analizados por las ciencias sociales y por los estudios de población, desde hace varias décadas. La pandemia de COVID-19 encontró a la región con estos problemas endémicos. La aún escasa evidencia disponible permite afirmar que tanto la precariedad laboral, como la exclusión social de grandes masas de población, fueron agravadas por las medidas de confinamiento impuestas por los gobiernos de los países. Si bien no está aún demasiado claro que el problema sanitario haya desaparecido, la recuperación económica es bastante clara en todos los países, aunque con intensidad variada. Esto supuso un aumento en los niveles de empleo y un mejoramiento de las condiciones materiales de vida de los hogares. Una vuelta a la antigua normalidad de desigualdad y exclusión para muchas y muchos.

No obstante, como toda crisis sistémica, existe una sospecha fundada de que la huella dejada por la pandemia en términos de desigualdad puede ser importante. La caída de los ingresos familiares provocada por la pérdida de empleos y de otras fuentes de ingresos (por ejemplo, de remesas) pudo haber generado la salida al mercado laboral de personas que no están en edad de trabajar (niñas y niños) o de jóvenes que aún no completaron su formación académica y que se ven impelidos a ocuparse para contribuir a la supervivencia del hogar en el que residen. Esto también pudo haber provocado cambios en la organización interna de los hogares en términos de especialización de trabajo para el mercado o en tareas domésticas no remuneradas, como las prácticas de cuidado, con consecuencias diferenciales por género.

Teniendo en cuenta las dinámicas sociales descriptas, buscamos generar reflexiones con evidencia empírica acerca de las alteraciones que hayan experimentado las desigualdades sociodemográficas estructurales en los mercados de trabajo latinoamericanos. Las preguntas que se proponen como ejes de trabajo tienen que ver con las desigualdades de remuneración y de tipos de trabajo desarrollados por jóvenes, personas adultas y personas mayores; por hombres y por mujeres. Se propone indagar en temas tradicionales relacionados con la discriminación en el mercado de trabajo y con la segregación ocupacional tanto horizontal como vertical en el escenario actual, en el que la pandemia y sus consecuencias juegan un rol destacado.

10.3. Pandemia, desigualdades y movilidad social en América Latina

Resulta indiscutible que la desigualdad social es un rasgo estructural de las sociedades latinoamericanas. Dicha característica indicaría que los mercados laborales de la región presentan una enorme rigidez en términos de sus patrones de movilidad social generando, entre otras cosas, asignaciones estáticas de posiciones sociales que hacen que los trabajadores permanezcan en esas mismas posiciones (ya sea de precariedad o de ventaja relativa) a lo largo de su vida.

No obstante, esta generalidad, varios estudios de los últimos años indicaron que, en buena parte de América Latina, durante la primera década del siglo XXI, las desigualdades del mundo del trabajo se habrían reducido considerablemente y que, incluso, se habría asistido a un nuevo período de movilidad social ascendente. Al mismo tiempo, a partir de la última década, estaríamos presenciando un nuevo “giro” en las reproducciones del mundo del trabajo donde, nuevamente, la desigualdad social se habría incrementado y los procesos de movilidad social ascendente se habrían estancado.

En este nuevo contexto, la pandemia por COVID-19 no habría hecho más profundizar, extender y reproducir estas desigualdades del mundo del trabajo, especialmente entre quienes perdieron sus empleos, “abandonaron” el mercado de trabajo, pudieron continuar trabajando a distancia, salieron a trabajar con enormes riesgos y quienes se vieron afectados por la multiplicación del trabajo de cuidados. De allí que resulta relevante analizar las dinámicas contemporáneas de los mercados laborales, desde una perspectiva que privilegie el estudio de la estratificación, la movilidad social y las nuevas (y viejas) (des)ventajas sociales de los trabajadores en función de sus diversas posiciones sociales (clase, origen social, género, etapa del curso de vida, etc.).

Bajo esta premisa general, buscamos analizar la situación actual de los mercados laborales en América Latina desde la perspectiva de la desigualdad social y la movilidad ocupacional de las y los trabajadores de la región. Serán bienvenidas ponencias que presenten avances y resultados empíricos de investigaciones en curso; propuestas y discusiones sobre posibilidades y limitaciones del análisis comparado en América Latina; reflexiones metodológicas respecto de la medición y análisis de la movilidad ocupacional y social en la región (tanto desde una perspectiva cuantitativa como cualitativa); y debates teóricos contemporáneos en torno a la movilidad inter e intrageneracional entre las y los trabajadores latinoamericanos.

10.4 Población y Trabajo – general

Otros temas relacionados a población y trabajo no contemplados en los ejes anteriores.

ALAP 2022 Galoá

X Congreso ALAP utiliza Galoá para simplificar la gestión y aumentar el impacto de su evento.

¿Necesita ayuda para organizar su conferencia? Agende un Horario